diciembre 15, 2019

161.- Hotel El jardín del Carrejo – Cabezón de la Sal (Cantabria)

Hace ya dos meses que estuvimos en este hotel, pero el recuerdo es tan malo que ni ganas tenía de escribir sobre él. Únicamente en un hotel de Toledo nos trataron tan mal como aquí.
El hotel en sí, no está mal, es una antigua casona dentro de una finca ajardinada preciosa, que tiene incluso un pequeño riachuelo. Las habitaciones, a pesar de que el baño era abuhardillado y daba un poco de claustrofobia ducharse, eran cómodas, pero el trato al cliente fue más que pésimo.
Hay alguna gente que se cree que cualquiera puede trabajar en hostelería y la verdad es que te tiene que gustar la atención al público y ser un poquito agradable, algo de lo que carecían en este establecimiento.
La recepcionista, puede que dueña también (aunque no lo tengo confirmado), era muy desagradable, tuvimos un pequeño problemilla en la habitación y cuando se lo comentamos ni se inmutó.
En el desayuno estuvimos sentados más de 15 minutos esperando a que nos preguntaran si queríamos café o zumo, ya que la bollería, tostadas….estaban en un bufet. Cuando por fin nos lo preguntaron, debieron tardar otro tanto en traerlo a la mesa. Los cuadros que decoraban el salón donde servían las comidas estaban muy sucios, al igual que las cafeteras en las que nos sirvieron el café y la leche.
En el pueblo tampoco fueron muy agradables, creo que ya lo comenté en su momento, pero nos fuimos de allí sin ver lo que queríamos ver por lo mal que nos trataron en restaurantes y bares. Puede que sólo fuese una mala experiencia, pero en mi opinión ni el pueblo ni la hostelería se merecen más de un cero. Vaya experiencia más nefasta!!

Verónica

Siempre soñé con dedicarme al turismo de forma profesional. Técnica Superior en Agencias de Viajes, como la vida me ha llevado por otro camino, me saco la espinita viajando siempre que puedo y contándolo en este blog

Ver todas las entradas de Verónica →

4 comentario en “161.- Hotel El jardín del Carrejo – Cabezón de la Sal (Cantabria)

  1. A mí me hace mucha gracia (irónicamente) la gente esta que trabaja de cara al público y te tratan a patadas y ultimamente me encuentro con muchos de este estilo (sobre todo en bares)…
    Pero bueno, de las malas experiencias también se aprende y es bueno estar avisado para ni acercarte por allí.
    Un saludito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *