diciembre 11, 2019

Lombardía y Véneto: Día 0

Salimos desde Santiago a Bérgamo con Ryanair a las 20.05, aunque en la pantalla ponía con retraso hasta las 20.20, cuando el avión empezó a moverse por la pista no eran ni las 20.10. El vuelo fue sin complicaciones y llegamos a tierras italianas unos minutos antes de lo previsto, exactamente a las 22.32.
Nos recogió un bus en pista y nos dejó en la puerta de llegadas nacionales, sí, nacionales, donde nos esperaban unos carabinieri para pedirnos los documentos de identidad.
La cinta del equipaje estaba justo al lado y enseguida empezaron a salir las maletas. Teníamos reservado el bus (con Terravisión) hasta la estación central de Milán para las 23.45, pero a las 22.55h ya estabamos dentro de uno de ellos, salió de allí a las 23.15 y llegamos a Milán a eso de las 12.05. 
Nuestro hotel, el Ibis Milano Centro, estaba a poco más de 1 km, pero desde el hotel nos recomendaron que a esas horas era mejor coger un taxi. Nos avisaron de que no debería valernos más de 10 euros. Nos cobró 7,80 euros.
Una vez instalados en la habitación, bajamos al bar a cenar algo ligerito. A mi novio le sirvieron enseguida, y yo, después de esperar 35 minutos a ser servida, me levanté, le eché la bronca al recepcionista (que era el que nos servía a esas horas) y nos fuimos a dormir después de comerme una triste chocolatina. El día que nos fuimos íbamos con un poco de «miedo» porque no queríamos bronca y menos pagar por algo que no habíamos consumido, pero al final no nos cobraron nada de aquel día.
Las camas y las almohadas, cómodas (que yo soy muy quisquillosa para este tema) y la ducha dándonte unos buenos sustos al pasar de agua caliente a fría en una milésima de segundo y así una vez tras otra. Vaya manera de despertarse!!!!
Esto es lo que daba las primeras horas de nuestro viaje por tierras italianas. A partir del día siguiente empezaba lo bueno 🙂

Verónica

Siempre soñé con dedicarme al turismo de forma profesional. Técnica Superior en Agencias de Viajes, como la vida me ha llevado por otro camino, me saco la espinita viajando siempre que puedo y contándolo en este blog

Ver todas las entradas de Verónica →

3 comentario en “Lombardía y Véneto: Día 0

  1. M.C., pues sí, menos mal, porque no me gusta andar con malos rollos, pero claro, era la 1 de la mañana y a parte de 2 Pringles en el avión no había comido nada desde las 14 horas y tenía un hambre que me moría. Nos traen lo de mi novio, le digo que vaya comiendo porque lo mío me lo traen en "dos minutos" y pasa el tiempo, mi novio acaba su cena, seguimos esperando y esperando……….y más de medio hora después, me enfado de verdad XD

    Babyboom, yo es que suelo tener contracturas, así que lo primero que miro son las almohadas y los colchones. Si viajamos en coche, me llevo mi querida almohada XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *