diciembre 15, 2019

Un día en las Islas Cíes

Hacía mucho tiempo que Nostromo y yo queríamos ir a las Cíes, pero al ser únicamente posible en los meses de verano, siempre nos surgía algo que nos lo impedía. Al final pudimos ir a finales de septiembre y la verdad es que no tuvimos demasiada suerte con la climatología. Es verdad que no nos llovió y que no hizo calor, pero el viento soplaba con fuerza y lo pasamos bastante mal con la arena que se nos metía por todos lados. Por no hablar que en la subida al faro, sin ningún sitio donde guarecernos, estuve a punto de ser arrastrada por alguna que otra ráfaga. La próxima vez tendré que meterme piedras en los bolsillos, jeje.
Las Islas Cíes pertenecen al ayuntamiento de Vigo, estando a unos 15 km de la costa. A ellas sólo se puede acceder por barco, bien privado o público. Esta es, evidentemente, la opción más elegida. Hay varias navieras que hacen el trayecto, pero la más conocida es Naviera de Ons y esta fue la escogida por nosotros. Se recomienda reservar por internet para evitar que llegues al embarcadero y te quedes en tierra. Tened en cuenta que sólo se pueden visitar en verano y la afluencia es bastante elevada. El trayecto de ida y vuelta para adulto es de 16 €. Al hacer la reserva en la web te proporcionan un número de localizador que tendrás que teclear en una máquina expendedora ya en las oficinas del muelle, en la Estación Marítima de Vigo, en el Paseo de las Avenidas.
Para aparcar gratis es un poco difícil, pero nosotros al ser sábado aparcamos sin problemas muy cerquita. Si no tenéis esta suerte, hay varios aparcamientos de pago en las cercanías. Uno mismo justo debajo de la Estación Marítima, pero ojo porque es automatizado. También disponéis de uno en el cercano Centro Comercial A Laxe y en la Praza da Estrela.
La retirada de billetes se puede hacer como muy tarde 30 minutos antes de la salida del barco y el embarque unos 15 minutos antes. Depende de si queréis aprovechar para ir a la playa o sólo para senderismo, tendréis que hacer cálculos con el tiempo que os puede hacer falta. Nosotros nos íbamos a bañarnos ni a tomar el sol, así que reservamos para salir a las 12 de Vigo y volver a las 18.15 desde las islas.
Hay un par de restaurantes y por lo que pudimos ver, no demasiados caros, aunque nosotros preferimos llevarnos unos bocatas y comer en una de las numerosas mesas de piedra esparcidas por toda la isla.
El único sitio para dormir es el camping y no encontraréis papeleras, por lo que os recomiendo que llevéis una bolsa de plástica para recoger la basura que generéis en vuestra estancia 🙂
Los únicos baños que encontramos, a parte de los de los restaurantes, fue en la ruta del Monte Faro.
Las islas Cíes están formadas por cuatro islotes: Boeiro o Agoeiro, Isla Sur o de San Martiño, Isla del Medio o del Faro y la Isla Norte o de Monteagudo. Las dos últimas están unidas por la playa de Rodas y por un puente de piedra al lado del lago y son las que se pueden visitar. Fueron declaradas Parque Natural en 1980 y están incluídas en el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia en el 2002.
Las rutas de senderismo son, principalmente, cuatro:
– Ruta de Monte Faro o Faro de Cíes
– Ruta de Faro da Porta
– Ruta del Alto del Príncipe
– Ruta de Monteagudo o Faro do Peito

Nosotros hicimos la de Monte Faro y la del Alto del Príncipe. No son complicadas, pero sí que hay cierto desnivel, 175 m en Monte Faro y 111 en el Alto del Príncipe, aunque el mayor es de 182 m en la de Monteaguado. El punto más alto en toda la isla es de 197 m, en el conocido como Alto de las Cíes. 

Baños en la ruta del Monte Faro

«La Campana»

Verónica

Siempre soñé con dedicarme al turismo de forma profesional. Técnica Superior en Agencias de Viajes, como la vida me ha llevado por otro camino, me saco la espinita viajando siempre que puedo y contándolo en este blog

Ver todas las entradas de Verónica →

20 comentario en “Un día en las Islas Cíes

  1. Qué chulada, no tienen nada que envidiar a los paisajes del Caribe!! Cuando estuve en Galicia me quedó pendiente visitarlas y me quedé con muchas ganas así que a ver si puedo ir prontito y hacer un viajecillo para allá. Un abrazo!!! 😉

  2. Comentario de Helena, de Mi maleta y yo, que aunque debería estar publicado, no aparece (supongo que cosas de blogger :-S):

    "¡Mira! Otro de los sitios a los que fui con mi tía y mis abuelos de pequeña, pero tengo un muy vago recuerdo de ellas…
    Yo me apunto a ese viaje de vuelta con Babyboom, jejejeje
    Un saludo ;)"

  3. Yo tampoco he estado así que a ver cuando me dejo caer por allí… Sus playas han entrado varias veces en el ránquing de las mejores playas del mundo y las tenemos aquí en España! Bonitas las imágenes de las playas sin gente. Imagino que en pleno agosto sería difícil…

    Saludos!

  4. Ya tengo en cuenta toda la información que das para un próximo viaje a Galicia pues estuve a primeros de octubre y pensé que todavía se podían visitar las Cíes, pero (eso me pasa por no informarme antes) me llevé un chasco al ver que las salidas en barco acababan a finales de septiembre, así que me quedé con las ganas.
    De momento me conformaré con ver tus fotos y al menos las pude ver de lejos desde el mirador de la Virgen de la Roca en Baiona.
    Saludos!!

  5. Qué casualidad! Yo también estuve este verano en las Islas Cíes!! Hacía tiempo que tenía ganas de ir y un finde que fuimos a Vigo aprovechamos para acercarnos pero a nosotros nos hizo un solazo impresionante… Tanto que nos quemamos! :-S Nosotros también llevábamos comida porque no sabíamos si se podría comer allí o qué precios tendrían.
    Saludos

  6. Tuve la oportunidad de pasar varios días en las Cíes hace varios años. Como siempre en Galicia, el clima es una espada de Damocles, y los tres primeros días tuve que sufrir la lluvia… pero el cuarto fue un día soleado radiante, y entonces pude disfrutar de la belleza de esas islas, haciendo la excursión guiada por el interior de la isla, y gozando el resto del día de una inmensa y casi desierta playa. Es una de las pocas veces que he podido disfrutar realmente de una playa. Quien pueda ir a las Cíes y consiga vencer la lotería del clima gallego, pensará que está en un paraíso… Son absolutamente recomendables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *