diciembre 6, 2019

Cambados, capital del Albariño

La visita a Cambados fue tan inesperada que sabemos que nos perdimos muchos de sus numerosos encantos, pero en este artículo intentaremos daros ideas sobre lo que vimos y sobre lo que podéis ver.
Cambados es un pueblo marinero de la comarca del Salnés (Rías Baixas), en Pontevedra. Es la capital del vino Albariño de las Rías Baixas y en 2017 fue declarada «ciudad europea del vino». 
Su conjunto histórico-artístico monumental debería empezar en la grandiosa Plaza de Fefiñáns, con el Pazo del mismo nombre y en el que se pueden hacer visitar guiadas, tanto con cata de vino como sin ella. La más barata creo recordar que son 3 €. El pazo se empezó a construir en el s. XVI y fue terminado a lo largo del siglo siguiente. Declarado Bien de Interés Cultural en 2012, es de estilo renacentista.
Hoy en día, Cambados está formada por la propia villa, la villa de Fefiñáns y la de Santo Tomé, aunque en la antigüedad eran tres bien diferenciadas. En esta última es donde hoy se encuentra su paseo marítimo.

Hay diversas iglesia, pazos y plazas. Muy cerca de la de Fefiñáns se encuentra la Torre del Homenaje, que hoy en día funciona como un estupendo mirador desde el que obtener buenas panorámicas.

Como no, desde la Plaza de Fefiñáns parte la Calle Real, repleta de negocios de hostelería y tiendas en donde comprar los más variados artículos, el vino, por supuesto, es uno de ellos. Además, une la gran plaza con el centro del pueblo.

Nuestra siguiente parada eran las ruinas del Santa Mariña de Dozo. Actualmente se encuentra en el interior del cementerio parroquial y ese día nos coincidió con un entierro, por lo que por respeto nos alejamos sigilosamente del lugar. 

Se trataba de una capilla románica del s. XII y contiene elementos renacentistas y góticos. Fue abandonada en el s. XIX y, hoy en día, sólo el Día de Difuntos se celebra misa en ella. Sus restos fueron declarados Monumento Nacional en 1943 y el tercer monumento funerario más importante de España en 2014, además de estar incluido en la prestigiosa Asociación de Cementerios Significativos de Europa .
A esta asociación pertenecen también el cementerio coruñés de San Amaro, el cementerio de los ingleses de Camariñas, el de San Froilán de Lugo y el de San Francisco en Ourense. 
 Si subimos la pequeña colina que hay detrás de las ruinas, estaremos en el Mirador de A Pastora, desde donde se puede ver parte de Cambados bañada por las aguas del frío Atlántico.

 Cuando ya nos íbamos de Cambados, apareció una chica desde el interior de una casa que resultó ser la «Casa Histórica de Cambados». En la Semana Santa del 2017, unos alemanes pidieron a los dueños ver la casa por dentro y de esa petición, surgió la idea de abrirla al público.

 La visita es gratuita aunque agradecen la «voluntad». A pesar del aparente caos que hay en la casa, hasta el más pequeño detalle tiene su historia detrás. Desde luego, no es apta para minimalistas, porque se ha aprovechado cada hueco de la vivienda para mostrar elementos de lo más curioso y variado. 
Veis la estantería de la foto superior? Pues si la empujáis encontraréis un refugio construido durante la Guerra Civil.

 En esta casa se desempeñaron varias profesiones y sus instalaciones se dedicaron a varios negocios. A lo largo de su historia, desde que se construyó en 1780, sus paredes fueron testigos de cómo se vendía sal o cámaras de fotos.

 La casa sufrió un incendio y para reconstruirla se utilizó madera de barcos. Cuenta con una gran colección de bastones que adornan la subida a la segunda planta. Puede que sea una de las colecciones de bastones más grandes de España. Fijaos bien, porque muchos de ellos no son lo que parecen.

 Y aunque en la visita no incluyeron el jardín, algo que habría estado muy bien, pudimos atisbarlo un poquito desde el exterior.

Si os gusta las milhojas de merengue o desayunar y merendar rico, no os perdáis la Cafetería Pastelería Aquisgram, en la calle Real.
Y para ver atardecer, la Torre de San Sadurniño, en una pequeña isla alejada un poquito del centro histórico (1,5 km desde la Plaza de Fefiñáns) es el lugar idóneo.

Verónica

Siempre soñé con dedicarme al turismo de forma profesional. Técnica Superior en Agencias de Viajes, como la vida me ha llevado por otro camino, me saco la espinita viajando siempre que puedo y contándolo en este blog

Ver todas las entradas de Verónica →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *