diciembre 12, 2019

Lugo, la ciudad de la muralla: qué ver y qué hacer

A veces no hay que irse muy lejos para disfrutar de un día de turisteo. Hemos estado muchas veces en Lugo, pero nunca con mapa y cámara en mano y era algo que me apetecía desde hace tiempo, no solo por sus dos Patrimonios de la Humanidad, si no también por A domus do Mitreo y el centro sociocultural O vello cárcere.
Así que hace unas semanas nos fuimos a pasar el día a Lugo y nos dió tiempo a ver muchísimas más cosas de las que teníamos pensado:  dos Patrimonios de la Humanidad (la muralla y la catedral), varios museos y recintos arqueológicos (el Centro de Interpretación da Muralla, la Casa dos Mosaicos, la Domus do Mitreo, Porta Miñá, el Centro arqueolóxico de San Roque, el Museo Provincial y el Centro Cultural Vello Cárcere).
Hay una gran variedad de museos romanos, pequeños pero muy especializados, algo que comparte con otra gran ciudad romana, la actual Zaragoza. Todos son gratuitos, excepto la Domus do Mitreo, que cuesta 3 euros.
Exposición temporal en Porta Miñá
Otro de los museos que nos podéis perder es el Museo Provincial, también gratuito y en donde podéis disfrutar de mosaicos romanos, una antigua cocina gallega, salas dedicadas a pintores gallegos…y, por supuesto, el claustro, que es una auténtica maravilla y alberga una colección de relojes de sol y otros objetos de lo más variado.
La verdad, es que tenía interés en volver a Lugo por varias razones, una de ellas era visitar la antigua cárcel, Vello Cárcere, la Domus do Mitreo y el cementerio, que finalmente no pudimos ver porque se nos echó la noche encima.
 Hoy convertida en centro sociocultural, la Vieja Cárcel, nos hizo recordar la visita a otra cárcel más conocida a nivel mundial, la de Kilmainham, en Dublín.
Aunque en las fotos no se aprecia porque no tenemos un gran angular, lo que destaca en esta edificación es su panóptico, un tipo de arquitectura carcelaria diseñado por Benthan y que también podemos observar en la de la capital irlandesa.
Esta antigua cárcel data de finales del s. XIX y se mantuvo en uso hasta 1981, aunque fue entre 1936 y 1940, coincidiendo con la Guerra Civil, cuando hubo en ella una mayor actividad y hacinamiento. Llegó a albergar a 900 reclusos, muchos de ellos por motivos políticos. 
Contaba con 32 celdas individuales de hombres y 22 de mujeres y 6 celdas de tránsito que podían ser ocupadas con 10 detenidos. Echad cuenta hasta los 900 presos que estuvieron allí durante la Guerra Civil y en las condiciones en las que se encontraban.
La visita interior a la catedral es también gratuita, pero de martes a sábado, en horario de 12 y 17 h se puede visitar su cubierta (5 €), aunque es necesario un grupo de 5 personas como mínimo. Esta vez no subimos, pero lo haremos después de la buena experiencia que tuvimos en los tejados de la catedral de Santiago
Por supuesto, no os podéis ir de Lugo sin caminar por encima de su muralla romana y tampoco deberías hacerlo sin visitar su Centro de Interpretación, en donde aprenderéis muchísimo sobre el proceso de construcción tanto de la ciudad como de la muralla, porque su historia va estrechamente ligada.

Paseando por las calles luguesas no podemos perdernos sus numerosas plazas: Pío XII, Santa María,  Mayor, Soidade, Ferrol…

En el centro arqueológico de San Roque (extramuros) todavía conservan una antigua fuente con dos caños y varias muestras de tumbas romanas.
Casa dos Mosaicos

En todos estos pequeños museos romanos se proyectan audiovisuales muy interesantes.

La Domus do Mitreo, como os decía antes, era una de las visitas que no me quería perder en este día por Lugo.

El Museo es propiedad de la Universidad de Santiago de Compostela (a la que pertenece el campus de Lugo) y del propio ayuntamiento. Es un recinto de 700 m2 divididos en varias plantas, la subterránea es la más interesante porque es la excavación y es el único lugar de Lugo en donde todavía se pueden ver los cimientos originales de la Muralla.
En la primera planta se puede aprender sobre la historia del edificio en donde está albergado el museo, que en su época perteneció a unos empresarios, que fundaron aquí la empresa Souto, Montenegro y Pedrosa que se dedicaba a taller mecánico  y fábrica de aserrar madera.
Nos quedamos con ganas de ver Santa Eulalida de Bóveda, de la que nos hablaron en Porta Miñá. Se trata de un santuario tardo-romano del siglo III construido a 14 kilómetros de Lugo y dedicado a la diosa Cibeles, aunque luego se reconvirtió al culto de la santa a la que da nombre actualmente. Contiene pinturas murales romanas bien conservadas. Por lo que nos dijeron, es mejor llamar antes de ir. En teoría, su horario es de martes a sábado de 10 a 15 h y cierra lunes, domingos y festivos. Sus números de teléfono: 982 160 124 e 672 676 488.
Por cierto, la Muralla de Lugo fue construida a finales del s. III d. C y se conserva su perímetro de 2 km. Cuando se construyó contaba con 85 torres. Cómo me habría gustado verla en esos tiempos!!


Una publicación compartida de Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el 11 Mar, 2019 a las 9:17 PDT

Verónica

Siempre soñé con dedicarme al turismo de forma profesional. Técnica Superior en Agencias de Viajes, como la vida me ha llevado por otro camino, me saco la espinita viajando siempre que puedo y contándolo en este blog

Ver todas las entradas de Verónica →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *