21/10/2020

Malta en 4 días: Mdina y Gozo

Llegaba mi último día en Malta y todavía no sabía muy bien cómo lo aprovecharía. Este fue mi primer viaje sola e iba sin ningún tipo de metas. Intentaría hacer los mínimos planes posibles e iría improvisando mis visitas según me apeteciese ese día.

Mi medio de transporte fue el bus público, así que dependía totalmente de los itinerarios y frecuencias. Había un bus que iba directo a Mdina, la antigua capital del país, por lo que éste fue mi primer destino del día.

Puerta principal de Mdina, reconstruida en 1724

Mdina es conocida también como la ciudad silenciosa o la ciudad del silencio. Y, la verdad, no sé si mi vista antes de las 9 de la mañana tuvo que ver, pero sí, el silencio reinaba en cada callejuela de esta preciosa ciudad amurallada, escenario de la ya mítica Juego de Tronos. Es una ciudad medieval de aire barroco, la plaza central está presidida por la Catedral y el Museo de San Pablo.

Aparte de visitar sus preciosas calles, Mdina cuenta con varios museos y palacios: el Museo de Historia Natural se aloja en el Vilhena Palace; en el Palazzo Falson podemos disfrutar de una exposición de muebles y ornamentos antiguos; el Museo del priorato de la Carmelitas, la Catedral y el Museo de San Pablo, The Mdina Experience, Mdina Dungeons…hay pequeños museos al gusto de cada visitante.

Tras mi visita a la antigua capital de Malta tenía mis dudas para el resto del día. Pensé en visitar Rabat, en las cercanías de Mdina, los acantilados de Dingli o los Jardines Buskett, pero finalmente decidí acercarme a la isla de Gozo. Era consciente del palizón de bus que me iba a meter, pero me hacía ilusión visitarla, así que allá me fui. Evidentemente estaba super perdida porque no sabía cómo llegar allí.

Me dirigí a la «estación de buses» de Mdina y le pregunté a una trabajadora cómo podía llegar al puerto de Cirkewa, desde donde salen los ferrys a Gozo. Amablemente me explicó que podía elegir entre dos buses que iban a salir en los siguientes minutos y que en Mosta, justo en The Rotunda Church (algo que recalcó muchísimo), tenía que hacer un transbordo.

Pasaron unos minutos y enseguida llegó el bus que me llevaría a Mosta. Para mi sorpresa, la conductora era la señora que amablemente me había dado las indicaciones para llegar a Cirkewa. Emprendimos el camino y al llegar a Mosta yo ya estaba super pendiente de ver la iglesia. Enseguida se dejó ver a la lejanía, nos acercábamos cada vez más, pero parecía que nunca íbamos a llegar a pasar por delante de ella. EL bus hizo una parada, se bajaron algunos pasajeros y la conductora empezó a vociferar algo que no acababa de comprender, hasta que de tanto repetirlo me dí cuenta de que me estaba advirtiendo de que ESA era mi parada. Un 10 para la conductora!!

Me bajé un poco avergonzada dándole las gracias y allí estaba, la iglesia de Mosta. Una edificación impresionante construida entre 1833 y 1860.

The Rotunda Church – Mosta

Durante el trayecto de Cirkewa a Gozo y mientras disfrutaba de las vistas que nos ofrecía a la pequeña isla de Comino (creo que llegué a ver un poquito de la famosa Laguna Azul o Blue Lagoon), iba barajando las opciones para recorrer Gozo, teniendo en cuenta que llegaría allí al mediodía y que tendría menos de 6 horas de luz. Casulamente o no tan casual, en el barco vendían billetes para los buses turísticos, así que se despejaron mis dudas.

Debido a la escasez de tiempo tuve que priorizar mis visitas. Hace años, cuando puse mi ojo viajero en Malta, una de las razones era la Ventana Azul o The Azure Window, que lamentablemente fue arrasada por un temporal hace casi tres años, pero aún así me apetecía ver su ubicación. Situada en la bahía de Dwejra también podemos visualizar la Fungus Rock o hacer una pequeña excursión por el Inland Sea o Mar interior, una especie de laguna de agua salada que se adentra en tierra a través una pequeña cueva natural (foto del medio en la primera fila de las fotos anteriores a este texto).

Desde allí me fui a la capital de Gozo, Victoria Rabat. Lo más destacable de la ciudad es la ciudadela, que es la parte fortificada y más elevada de Victoria, en cuyo interior se encuentran la catedral, los tribunales de Gozo, el antiguo palacio obispal y varios pequeños museos. La ciudadela fue renovada e inaugurada en junio de 2016, muy pocos habitantes residen intramuros y todavía se cierran sus puertas al atardecer.

Antes de irme de vuelta al puerto recorrí algunas de las calles de la ciudad.

Y todavía me quedaba una parada inesperada que hizo el conductor del autobus, esta maravillosa iglesia con su campanario independiente como ya hemos visto en varios países de Europa.

Situada en Xewkija, está dedicada a San Juan Bautista y fue construida por masones y artesanos malteses. Es conocida como The Rotunda, al igual que la de Mosta.

Y, de esta manera, terminaba mi primer viaje en solitario y mis cuatro días en Malta.

Tenéis más info en los siguientes enlaces:

Malta en 4 días: itinerario y presupuesto

La Valeta y las 3 ciudades

Marsaxlokk, Gruta Azul y Templos de Hagar Qim&Mnajdra

Verónica

Escribiendo sobre viajes desde 2009. Técnica Superior en Agencias de Viajes. Siempre soñé con dedicarme al sector turístico, pero la vida me ha llevado por otros derroteros. Escribo sobre viajes para recordarlos cuando sea viejita y si, de paso, puedo ayudaros a planear los vuestros, sería el combo perfecto.

Ver todas las entradas de Verónica →

Deja una respuesta